Es tan flan.

Por Juan Carlos Rotter.

En primer lugar, una aclaración, la palabra más gugleada esta semana no tiene connotación con el título de esta humilde crónica. O si, vaya a saber. Muchos años pateando la pelota para adelante y de rascar la olla tienen su precio. Con una mano en el corazón, dejando de lado la sarasa, hace más de una década que vivimos en estanflación. De cualquier manera, somos un país maravilloso. Hace un mes repartíamos a lo Robín
Hood guita por todos lados y hoy no tenemos para pagar sueldos y aguinaldos. Un consejo de amigo para Javi, en el discurso de asunción sería bueno que baje línea a nuestros legisladores para que no se ajusten sus dietas. Digo para arriba, no se me mal interprete. Ante tanta sensibilidad a flor de piel sería una buena señal de parte de losHonorables.
Volviendo a nuestro postre nacional. Pichichi sigue con fe, con esperanza, siempre para adelante como embajador en Brasil. A Kichi los pibes para la liberación ya lo ven como presidente. En Juntos ya están casi en modo “albertismo sin alberto” o sea “macrismo sin macri”. Sale Fabiola entra Fátima. Para un Libertario no hay nada mejor que otro Menem. El Capitán (RE) Beto, aunque este pintado tiene un tiempito para los curritos.
Sus amigos siguen de fiesta sorpresa 57 palitos verdes para licitar nuevos documentos y pasaportes. La justicia, que juega a la mancha con los aviones, inhibió los bienes del Che Insaurralde y sus damas de Cía. Lamentablemente no cerraban los números. No había Walt Disney que aguante. Y para terminar con la sección delicatesen, la muchachada de la mosca le empiezan a cantar al oído al nuevo presidente lo que realmente les interesa: “ver para creer”. (Traducción barrial, la mía vale). Se necesita dinero fresco y las dudas sobre la gobernabilidad siguen estando. Los muchachos nunca hablan con el corazón. ¡Qué karma el de nuestro país que no es proclive a sellar acuerdos a priori en beneficio
de todos y todas! Sigilosamente empezaron las conversaciones entre las próximas autoridades de gobierno y los gobernadores. Tres ejes para una discusión que no será sencilla: nueva ley de coparticipación federal, reforma tributaria y cambiar el esquema de recaudación.
Aquí se toca un nervio que será central en la discusión, provincias que aportan más de lo que reciben como hay otras que reciben más de lo que aportan. Al “no hay más plata, corten gastos y paguen aguinaldos” que plantea el presidente Milei los gobernadores esperan que en el presupuesto del año próximo se sumen los impuestos bancarios y el impuesto país a la masa coparticipable. Son varios los puntos a tener en cuenta. Por un lado, el futuro gobierno manda señal que no habrá envió de fondos discrecionales a las provincias y por otro que no hay recursos disponibles para levantar cuentas que está dejando el gobierno saliente. De aquí se desprende la contra marcha con relación a seguir manteniendo el cepo cambiario hasta tanto no se equilibren las cuentas. Después está el segundo inconveniente que es la deteriorada relación que ha quedado con el FMI. No va a ser fácil pasar la gorra. ¿Qué haremos con el rojo del Banco Central?
El apoyo de un sector de la sociedad para llevar adelante el ajuste en las cuentas públicas choca con la realidad de otro sector que está sumido en la pobreza, el costo de un escenario estanflacionario puede resultar caro para un gobierno que necesita negociar las reformas que se plantea llevar adelante y sobre todo en el inicio de una gestión que sabemos no contara con los beneficios de una luna de miel. Ya sabemos que hay dirigentes sociales que su negocio se mueve por otro lado como que hay movimientos sociales que realmente cumplen la función de asistir y contener a los caídos del sistema. Es por ello que a pesar de la puja anticipada con un gobierno que aún no asume, el propio Milei reconoció que habrá recursos para atenderlos. Una gestión con baja conflictividad social será clave para el próximo presidente. Para algunos dirigentes sociales resulta ser todo lo contrario. La última, esta semana el indestructible Gildo Insfran, presidente del congreso nacional justicialista, le aviso al Kirchnerismo que el dedo no va más. ¡Las penas son de nosotros, los votos son ajenos!

Es tan flan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba