Inteligencia Artifical & Inteligencia Emocional. ¿Que Onda?

Por Gabriel Rottermau.

En esta era de cambio tecnológico vertiginoso, la inteligencia artificial (IA) ha emergido como una fuerza transformadora en diversos ámbitos de nuestra vida cotidiana. El ChatGPT, lanzado al público en noviembre del 2022, ha despertado nuestra atención y, aunque no tengamos muy claro de qué manera transformará nuestras vidas, sí sabemos que desaparecerán, en algún punto del futuro, múltiples trabajos y se crearán nuevos; que la forma de comunicarnos entre nosotros cambiará y que los modelos bajo los que aprendemos se transformarán. Hemos escuchado de riesgos, relacionados con los impactos catastróficos que algoritmos potentes puedan tener sobre la vida humana. Por ahora, se trata de especulaciones… Lo que es cierto es que la I.A. Será lo que los humanos queramos que sea. Los beneficios potenciales en la salud, la educación, en las empresas son evidentes… Siempre y cuando actuemos de manera empática en el uso de la tecnología. De ahí, a medida que avanzamos hacia un futuro cada vez más automatizado, surge la pregunta de si la IA puede integrar una cualidad distintivamente humana: la inteligencia emocional (IE). Me gustaria que quede claro una relación entre la inteligencia artificial y la inteligencia emocional y cómo estas dos formas de inteligencia pueden complementarse mutuamente, son de interes casi obligatorio. El papel que juega la I.A, se ha convertido en una herramienta poderosa en campos como el reconocimiento de voz, el procesamiento del lenguaje natural y la visión por computadora. Estos avances permiten a las máquinas realizar tareas complejas, procesar grandes cantidades de datos y aprender patrones. Sin embargo, la IA tradicionalmente ha carecido de la capacidad de comprender y responder a las emociones humanas.
Esto trae a debate el poder que tiene tambien a inteligencia emocional, con la habilidad de reconocer, comprender y gestionar las emociones, tanto en uno mismo como en los demás. Esta capacidad humana es fundamental para el éxito en las relaciones interpersonales, la toma de decisiones y el bienestar general. La IE nos permite empatizar, comprender los estados emocionales de los demás y responder de manera adecuada. La complementariedad emergente entre las dos inteligencias seria la siguiente, a medida que la IA ha evolucionado, se ha explorado la integración de la inteligencia emocional en los sistemas de IA. Los investigadores han trabajado en el desarrollo de algoritmos y modelos que permitan a las máquinas reconocer las emociones humanas a través de expresiones faciales, el tono de voz y otros indicadores no verbales. Esto ha llevado a aplicaciones en campos como la salud mental, la investigación de mercado y la interacción humano-máquina más efectiva.

Obviamente la duda de la » subsistencia» es decir, como se integra la inteligencia emocional en la IA. Puede ofrecer beneficios significativos en diversos campos. Por ejemplo, en la atención médica, los sistemas de IA empáticos pueden ayudar a comprender mejor las necesidades emocionales de los pacientes y proporcionar un apoyo más personalizado. En el ámbito de la educación, los tutores virtuales empáticos pueden adaptar su enseñanza a las necesidades emocionales y cognitivas de los estudiantes, promoviendo un aprendizaje más efectivo. Encontramos desafios y posiciones éticas detras de esto y es que la integración de la inteligencia emocional en la IA presenta promesas, también plantea desafíos y consideraciones éticas importantes. La privacidad y la seguridad de los datos emocionales, la falta de comprensión profunda de las emociones humanas y la dependencia excesiva de las máquinas son temas críticos que deben abordarse cuidadosamente.

Podemos concluir y coincidir que la relación entre la inteligencia artificial y la inteligencia emocional es compleja y está en constante evolución. A medida que la IA continúa avanzando, la integración de la inteligencia emocional puede proporcionar una interacción más empática y personalizada entre humanos y máquinas. La I.A. Será lo que los humanos queramos que sea. Lo deseable es que abordemos este proceso de verdadera revolución con la premisa de que el bienestar de los seres humanos, el respeto por la diferencia, por la democracia, son propósitos que requieren de parte nuestra el desarrollo de las destrezas de la inteligencia emocional.

Inteligencia Artifical & Inteligencia Emocional. ¿Que Onda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba